¿Qué hacer si recibes un aviso de filtración de datos?

Recibir la notificación de que has sufrido una brecha de datos y que tu información personal ha sido expuesta no significa que todo esté perdido: esto es lo que debes considerar hacer en las horas y días posteriores.

Las brechas o violaciones de datos ocurren cuando un tercero no autorizado accede a la información privada de una organización. A menudo, implican el robo de datos personales de clientes y/o empleados. Existen regulaciones estrictas como el GDPR en Europa o la LGPD en Brasil que fueron diseñadas para obligar a las organizaciones a mejorar la seguridad y el manejo de estos datos. Además de imponer posibles multas multimillonarias, estas leyes exigen también reportar cualquier incumplimiento de la normativa luego del descubrimiento de la filtración.

El resultado de estas leyes ha sido mejorar la transparencia con los clientes y el público acerca de los incidentes que involucran brechas de datos. Sin embargo, a pesar de los esfuerzos de los reguladores, los registros revelan que el número de brechas continúa en aumento. En los Estados Unidos, el número de brechas solo en los primeros tres trimestres de 2021 superó la cantidad de todo 2020. En el Reino Unido, casi dos tercios de las medianas y grandes empresas admitieron haber sufrido una filtración durante el año pasado. En toda la Unión Europea se registraron más de 280.000 incidentes de seguridad que involucraron brechas de datos personales entre mayo de 2018 y enero de 2021.

No obstante, recibir una notificación de que tus datos pueden haber sido afectados en una brecha no significa que estés condenado. Lo que hagas en las horas y días posteriores a la notificación puede tener un gran impacto en las posibilidades de que una brecha de datos derive en el robo de identidad o no.

Aquí hay algunos aspectos clave que deberías considerar hacer después de recibir una notificación sobre una violación de datos:

Mantener la calma y leer la notificación atentamente

Una reacción impulsiva podría terminar empeorando las cosas innecesariamente. Por lo tanto, no cierres inmediatamente tus cuentas en línea ni canceles todas sus tarjetas. En su lugar, respira profundamente y concéntrate en entender qué sucedió. Lee los detalles del incidente hasta que tengan sentido y comprendas qué fue robado y qué implica esto. También vale la pena guardar el correo con la notificación en caso de que necesites demostrar en un futuro que la filtración no fue responsabilidad tuya.

Asegúrate de que la notificación sea realmente legítima

Una campaña de phishing perfectamente puede buscar captar la atención de los usuarios alegando que sus datos han sido involucrados en una filtración para convencerlos a que hagan clic en un enlace malicioso o que divulguen más información personal. Estos correos electrónicos y mensajes falsos son cada vez más difíciles de diferenciar de los reales. Por eso, lo primero que se debe hacer ante un mensaje de este tipo es contactarse directamente con la organización o servicio que sufrió la brecha, ya sea utilizando su sitio web oficial o sus cuentas de redes sociales. Los agentes oficiales podrán explicarle si se ha visto afectado y qué debería suceder a continuación. Si se trata de una estafa, repórtelo y/o elimine el mensaje.

Tener la guardia alta ante posibles fraudes

Los mercados clandestinos de cibercrimen en la dark web son una máquina bien aceitada. Es probable que los actores maliciosos responsables de la brecha lo primero que intenten hacer con sus datos personales sea venderlos en foros clandestinos dentro de la dark web. Los estafadores compran este tipo de información para luego dirigirse a quienes sufrieron la filtración de datos con correos y mensajes de phishing bien diseñados que buscan, por ejemplo, obtener credenciales de inicios de sesión, detalles de tarjetas, y otro tipo de información que pueden monetizar.

Por esa razón, debes estar atento a cualquier correo o mensaje de apariencia legítima que llegue luego de una violación de datos. Puede camuflarse incluso para parecer que fue enviado por la propia empresa que sufrió el incidente de seguridad u otra fuente. Los signos reveladores de los correos de phishing son: errores gramaticales y ortográficos, direcciones de correo electrónico de un remitente distinto al de la empresa y la creación de un sentido de urgencia. Todo esto con el objetivo de engañarlo para que actúe sin pensar primero.

Cambiar la(s) contraseña(s)

Incluso si tus inicios de sesión no se han visto comprometidos en la brecha, actualizar tus contraseñas puede ser una buena idea para ganar tranquilidad. Y también cambiar las contraseñas de cualquier otra cuenta en la que utilices la misma clave para el inicio de sesión. Esto se debe a que los criminales tienen acceso a software que les permite de manera automatizada —para más información leer sobre ataques de fuerza bruta y password spraying—  probar un gran número de credenciales de inicios de sesión robados en múltiples sitios en la web hasta tener suerte.

Teniendo en cuenta esto recomendamos también activar la autenticación en dos pasos en todas tus cuentas en línea y utilizar un administrador de contraseñas para almacenar y recordar contraseñas únicas y seguras para cada sitio.

Revisar las cuentas bancarias y otras cuentas en línea

Si la notificación advierte que los datos de inicios de sesión han sido robados, y utilizas los mismos para otras cuentas, cámbialos de inmediato. También vale la pena revisar las cuentas bancarias por cualquier actividad sospechosa. A veces, si los estafadores tienen acceso a suficiente información personal y pueden engañar al personal que trabaja en bancos, operadores móviles y otras organizaciones para que restablezca los detalles o proporcione nuevas contraseñas.

Cancelar o congelar las tarjetas

Si has sido notificado de una brecha grave que involucra tu información financiera, es evidente que debes informar a tu banco de inmediato, cancelar o congelar sus tarjetas y cambiar cualquier contraseña. Si ciertos detalles como el seguro social o los números de identidad han sido robados en una brecha, los estafadores pueden usarlos para tratar de sacar líneas de crédito a tu nombre, antes de acumular una gran deuda y luego desaparecer. Esto podría afectar tu calificación crediticia durante meses y tomar muchas horas para resolverse. Una buena manera de evitar este riesgo es pedir a las empresas de calificación crediticia que congelen la seguridad de tus archivos de crédito. Eso significa que ningún prestador puede ver tus informes y, por lo tanto, no puede abrir ninguna cuenta nueva a tu nombre.

Buscar proactivamente los detalles robados

Si la información proporcionada por la organización que sufrió la brecha es demasiado vaga, es posible que desees investigar un poco por tu cuenta, ya sea para ver si tu información personal ha sido expuesta. Sitios como Have I Been Pwned ofrecen este tipo de servicios de forma gratuita. Asegúrate también de leer este artículo para aprender a verificar si tu contraseña ha sido robada en una filtración conocida.

Buscar compensación

Si la violación te ha causado angustia emocional o financiera, tal vez busques algún tipo de compensación. Contáctate con la organización responsable y describe la situación. También puede valer la pena contactarse con el regulador de privacidad nacional para ver qué derechos tienes y/o un experto legal.

Las brechas se están volviendo tan comunes hoy en día que existe el riesgo de que las naturalicemos. Eso solo jugará aún más a favor de los estafadores y ciberdelincuentes. Al mantenerse alerta y comprender la exposición al riesgo, es muy probable que puedas administrar el impacto de un incidente sin que te afecte demasiado.

Fuente noticia: https://www.welivesecurity.com/
Fuente foto: freepik.es

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.