La CEC urge soluciones inmediatas al Gobierno que pongan fin al paro del transporte y garanticen la actividad de las empresas

  • La Confederación de Empresarios de La Coruña brinda colaboración a la Delegación del Gobierno para articular una mejor coordinación con las empresas en el dispositivo de acompañamiento a los transportes, para blindar de forma efectiva el abastecimiento y garantizar el derecho al trabajo en el sector
  • En una reunión de la CEC con las asociaciones sectoriales y firmas de referencia en la provincia, los representantes de los empresarios coruñeses coinciden en la necesidad de rebajar la tensión abrir la vía del diálogo para solucionar un conflicto en el que Galicia está resultando la Comunidad más perjudicada

La Confederación de Empresarios de La Coruña (CEC) demanda al Gobierno soluciones inmediatas que resuelvan la situación crítica para el mantenimiento de la actividad en las empresas generada por la crisis de suministros y la rotura de la cadena logística a raíz del paro del transporte. Todos los órganos directivos de la Confederación Coruñesa han incidido, a través de la Delegación del Gobierno, en la situación de extrema gravedad que atraviesan los sectores productivos más relevantes para la economía de la provincia. “Nuestras empresas no pueden esperar al 29 de marzo para que se adopten soluciones a problemas graves de los que ya venimos advirtiendo desde el comienzo de la invasión de Ucrania, y que nos han llevado a una situación crítica tras 8 días de paro en el sector del transporte”, señala el presidente de la CEC, Antonio Fontenla. En una reunión de la CEC con las asociaciones sectoriales y firmas de referencia en la provincia celebrada este mediodía, los representantes de los empresarios coruñeses coincidieron en la necesidad de rebajar la tensión y abrir la vía del diálogo como cauce necesario para solucionar un conflicto en el que Galicia está resultando la Comunidad más perjudicada.

La CEC, que también mantuvo contactos hoy con la Confederación de Empresarios de Galicia (CEG) y CEOE, respalda las demandas del sector del transporte ante la situación de inviabilidad de su actividad motivada por la escalada de los precios de los carburantes, pero también condena la “agresividad” de algunas actuaciones emprendidas por los convocantes de este paro, exigiendo que se garantice el derecho al trabajo de las firmas del sector que no lo secundan y del resto de los sectores productivos, así como la imperiosa necesidad de corredores que permitan el abastecimiento de la cadena de alimentación.

Para buscar una solución coordinada entre empresas y Administración que asegure el suministro y el mantenimiento de las cadenas logísticas, esencial para poder continuar con la actividad en muchos sectores, el presidente de la CEC contactó esta mañana con la Delegación del Gobierno en Galicia a fin de brindar toda la colaboración para lograr el efectivo funcionamiento de los dispositivos de seguridad puestos en marcha para blindar el transporte de mercancías, y que no están resultando lo suficientemente eficaces, según alertan las empresas.

En coordinación con la Delegación del Gobierno, la CEC trasladó a las asociaciones sectoriales que la integran y a las empresas coruñesas cómo se articulará el dispositivo de acompañamiento para los transportes hasta su llegada a las vías de alta capacidad, donde el Gobierno ha asegurado el tránsito normal de vehículos con patrullas continuadas. En este sentido, la Confederación Coruñesa se ha puesto a disposición de empresas y Gobierno para centralizar, si así se le requiere, las demandas de acompañamiento a transportes que necesiten las empresas, para optimizar la respuesta agrupada a las mismas.

Medidas urgentes que han de adoptarse sin más demora

Ya desde el primer día de este paro en el transporte, la CEC ha demandado la puesta en marcha de medidas urgentes al Gobierno y al resto de Administraciones que puedan paliar los efectos de la crisis generada por la invasión de Ucrania y agravada por este paro en nuestro país. “En esta situación, nueve días son demasiados para seguir esperando decisiones. Llevamos más de tres semanas demandando respuestas y no entendemos esta parálisis, mientras otros países europeos, cuyas empresas compiten con las nuestras, han actuado ya”, señala Fontenla.

Entre las medidas que la CEC ha propuesto a través de CEG y CEOE para apoyar al tejido productivo y evitar la desaparición de muchas empresas que ven ya imposible su supervivencia en este contexto y evitar la pérdida de puestos de trabajo, se recogen:

  • Compensar el incremento desmesurado de costes energéticos con todas las medidas al alcance, reduciendo temporalmente la carga impositiva aplicable a la energía y los carburantes, ya que en una situación de excepcionalidad como la actual no pueden mantenerse impuestos proporcionales, siendo necesario adoptar decisiones en consonancia a la gravedad de la situación. Pedimos para ello que se aproveche todo el margen de acción que se permita de manera inmediata, actuando ya sobre el Impuesto Especial de Hidrocarburos y solicitando la aplicación del IVA reducido a los carburantes. Asimismo, la ampliación de las rebajas fiscales en la electricidad, con el mantenimiento del IVA reducido y la rebaja de otros impuestos que se aplican a la misma hasta los límites mínimos establecidos. También que se demanden mayores facilidades a Europa para el control de una situación desbocada de los precios eléctricos, porque creemos que las medidas anunciadas para aliviar los precios energéticos se quedan cortas y no son efectivas en el corto plazo, a espera de ver qué se acuerda en la cumbre europea de los próximos días 24 y 25 de marzo.
  • Medidas de apoyo directas a los sectores más afectados, en la línea de las que se adoptaron para hacer frente a la crisis de la covid-19, aprovechando también los fondos previstos para el apoyo a las empresas en la pandemia que no llegaron a utilizarse.
  • Activación del mecanismo RED para que las empresas puedan acogerse con facilidad a ERTEs.
  • Exenciones y/o aplazamientos fiscales y de cotizaciones, bonificación de tasas.
  • Bonificaciones y ayudas directas para compensar el incremento de los costes de producción, en especial de los carburantes para la pesca.
  • Tipos de IVA reducidos a algunos de los productos que se verán más afectados por la subida de materias primas.
  • Bonificación de peajes para el transporte.
  • Flexibilización en el marco normativo vigente a fin de que pueda adaptarse mejor a la situación de alta volatilidad. Especialmente, en la flexibilización en lo relativo a los contratos vigentes con las Administraciones Públicas o la revisión de precios.
  • Acelerar la tramitación de la nueva Ley Concursal, con figuras preconcursales que permitirían que empresas que, siendo ahora solventes, puedan negociar una refinanciación con acreedores en el momento en que se suspenda la actividad, a fin de evitar su extinción.

Medidas que han de adoptarse con la máxima urgencia, porque la situación no admiten más demoras y porque llegan ya con retraso.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.