La CEC exige soluciones urgentes para proteger a las empresas coruñesas del gravísimo impacto de la guerra en Ucrania

La Confederación de Empresarios de La Coruña (CEC) demanda soluciones urgentes para proteger a las empresas coruñesas del gravísimo impacto de la guerra en Ucrania. En la reunión ordinaria conjunta de La Junta Directiva y el Consejo de Presidentes de la CEC, celebrada ayer, “fue unánime el clamor y la creciente preocupación del tejido empresarial ante la gravísima situación en la que nos encontramos tras producirse la invasión rusa de Ucrania cuando todavía los efectos económicos de la pandemia no han acabado y persisten en las empresas”, alerta el presidente de la CEC, Antonio Fontenla. Es por ello que la Confederación trasladará a CEOE y CEPYME, así como al Gobierno gallego y los partidos políticos la situación actual de las firmas coruñesas y la demanda de medidas inmediatas para evitar la desaparición de muchas empresas que ven imposible su supervivencia en este contexto.

 

En la reunión de los órganos de gobierno de la Confederación coruñesa se sucedieron las intervenciones de los representantes de las diferentes asociaciones sectoriales integradas en la CEC manifestando la preocupación en relación a la subida sin precedentes del precio de la energía y de los carburantes, y otras materias primas, así como desabastecimiento de las mismas, que ponen en riesgo la supervivencia de las empresas, al margen del grave problema ocasionado con el retraso de la llegada de los componentes necesarios para buena marcha productiva de las firmas.

En este sentido, la mayoría de los sectores manifestaron la necesidad de exigir a las autoridades gubernativas la toma de decisiones urgentes que impidan que la energía se esté utilizando como «arma de guerra», y que se lance un mensaje contundente ante esta situación excepcional. “Se encuentran en riesgo la producción de hierro, níquel, vidrio, ladrillo y resto de materiales producidos en industria con alta demanda de electricidad, con la consiguiente posible paralización de obra; el transporte, con la amenaza de desabastecimiento; y el resto de sectores, con especial impacto en las conservas, la ganadería o el sector agroalimentario, muy afectados por la falta de productos importados de Ucrania, como los cereales o el aceite de girasol”.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.