OCDE: ¿Son las crisis del agua la nueva normalidad?

Construyendo una sociedad inteligente con el agua

Los desastres relacionados con el agua (inundaciones, sequías, tormentas) representan la mayoría de los desastres que acaban con la vida y se estima que cuestan más de 500 000 millones de USD en daños al año.

Durante los próximos 30 años, se prevé que la cantidad de personas en riesgo de desastres relacionados con el agua aumente al 20 % de la población mundial a medida que cambia el clima.

Pero gestionar el aumento de los desastres relacionados con el agua es solo la punta del iceberg.

Explore el conjunto de herramientas para políticas de agua

Las presiones sobre los recursos de agua dulce están aumentando

Niveles de estrés hídrico, 2020 o último año disponible
Extracciones de agua dulce como porcentaje del total de recursos renovables

La OCDE proyecta que para el año 2050, la demanda mundial de agua aumentará en un 55 % y es probable que el 40 % de la población mundial viva en cuencas fluviales gravemente afectadas por el estrés hídrico. Muchas áreas del mundo ya están experimentando niveles moderados a altos de estrés hídrico, lo que significa que la demanda de agua de buena calidad supera la oferta.

Entre otras cosas, la disponibilidad de agua dulce se ve afectada por las extracciones de agua (de lagos, ríos y fuentes subterráneas), y la extracción excesiva conduce a caudales bajos en los ríos, agotamiento de las aguas subterráneas y desertificación. En las próximas décadas, el agotamiento de las aguas subterráneas en particular puede convertirse en la mayor amenaza para la agricultura y los suministros de agua urbanos en varias regiones.

Si bien se espera que la agricultura se vea afectada por el estrés hídrico futuro, también contribuye en gran medida al estrés hídrico, ya que representa más del 70 % de las extracciones de agua dulce. Por lo tanto, el sector tiene un papel importante que desempeñar en la mitigación de riesgos futuros, en particular mediante la mejora de la eficiencia de la gestión de recursos y la reducción de los impactos negativos en la calidad del agua.

Pero se necesitan regímenes de asignación bien diseñados en todos los sectores para garantizar que el agua se asigne donde pueda crear el mayor valor económico, social y ambiental.

Vea nuestro trabajo sobre el agua
Escucha el pódcast

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.