Sedigas valora positivamente las medidas recogidas en el Real Decreto-ley 18/2022 relativas al sector gasista y confía en que su aplicación pueda ser temporal y transitoria

Sedigas valora positivamente las medidas recogidas en el Real Decreto-ley 18/2022 relativas al sector gasista y confía en que su aplicación pueda ser temporal y transitoria

La Asociación Española del Gas comparte la posición del Gobierno de España sobre la necesidad de adoptar ciertas medidas para proteger de forma temporal a todos los consumidores, especialmente a los más vulnerables.

Reconoce que la introducción de una nueva tarifa regulada para las comunidades de propietarios permitirá dar respuesta transitoria a las adversas consecuencias que los altos precios del gas natural iban a tener sobre las economías domésticas.

Sedigas confía que la situación que justifica la aplicación del tope de la TUR pueda ser temporal y que ello no suponga un retroceso en el proceso de liberalización del mercado gasista.

Aplaude la decisión de apoyar el despliegue de contadores inteligentes de gas natural, si bien señala la necesidad de acelerar su implantación para favorecer el ahorro y la eficiencia en los hogares, fundamentales para fortalecer la seguridad de suministro.

20221020-NdP-SEDIGAS-REACCION-RDL-18-2022–1

Medidas para afrontar un invierno incierto. Por Naiara Ortiz de Mendibil Romo, Secretaria General de SEDIGAS.

La llegada de septiembre siempre es un buen momento para echar la vista atrás, resituarse y hacer repaso de los retos que trae consigo el inicio del nuevo curso. Unos desafíos que se presentaban ya antes del parón veraniego a finales de julio, cuando nos despedíamos con la propuesta de la Comisión Europea para actuar en el ámbito del ahorro y la eficiencia en el consumo de gas, bajo la denominación Save Gas for a Safe Winter. Un plan necesario y urgente que, tras una primera versión en la que exigía restricciones generalizadas e ignoraba por completo las singularidades de los distintos países, fijaba finalmente para España el compromiso de ahorrar el 7% de gas hasta marzo de 2023 reconociendo así sus fortalezas y particularidades.

La presentación de este paquete convivía, prácticamente en las mismas fechas, con el anuncio de la creación por parte del Gobierno de un impuesto temporal para gravar los denominados ‘beneficios extraordinarios’ de las empresas energéticas. Una medida preocupante rechazada por el sector, por su carácter discriminatorio y sus múltiples anomalías (jurídicas y de diseño), que actuaría sobre los ingresos de las compañías y no sobre sus pretendidos beneficios. En resumen, una iniciativa que tal y como se ha planteado quebranta de forma clara y notable el principio de seguridad jurídica y perjudica nuestra credibilidad frente a la comunidad inversora. Cierto es que, si bien la iniciativa fue admitida, su toma en consideración en el Congreso de los Diputados pareció volver a la casilla de salida tan solo un día después, cuando la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, anunciaba una suerte de gravamen (‘contribución solidaria’) para las empresas del sector gasista (entre otras). No obstante, será relevante que la propuesta final acordada por los Estados miembros evite distorsiones que desincentiven la inversión y la movilización de recursos económicos y, por tanto, el proceso de transición energética en el que está comprometido el conjunto del sector.

El mes de septiembre también nos ha traído alguna buena noticia en relación con una de nuestras demandas más insistentes durante el último año: la rebaja del IVA del gas (pasa del 21% al 5% a partir del 1 de octubre) y con ella, el fin del trato discriminatorio que el consumidor gasista venía experimentando en relación con otros consumidores energéticos. Una medida con un efecto muy positivo en el bolsillo de los consumidores que estimamos rebajará una media del 13% el importe final de la factura del gas. Ahora solo quedaría esperar que se complementara con una reducción del Impuesto Especial de Hidrocarburos (IEH), lo que permitiría reducir aún más el recibo para los consumidores.

Estas últimas semanas también han estado cargadas de debate en torno a otros asuntos de profundo calado en Europa, como una potencial limitación al precio de importación del gas natural o la reestructuración del diseño del mercado eléctrico para controlar y mitigar el alza de las facturas y su impacto sobre las economías familiares y la competitividad de nuestra industria.

Además, ahora es más necesario que nunca que sigamos evidenciando la relevancia del sistema gasista español como potencial canalizador de gas hacia Europa. Es imperioso avanzar en el desarrollo de las interconexiones que permitan, no solo garantizar el suministro en el contexto actual, sino avanzar hacia la futura descarbonización de la mano de los gases renovables, como el biometano y el hidrógeno verde, y garantizar al tiempo una verdadera unidad de mercado en el conjunto de la Unión Europa.

Los próximos meses se presentan marcados por un alto nivel de incertidumbre y volatilidad, y por una larga lista de retos e iniciativas a abordar por parte del sector, pero también de los reguladores. Un contexto en el que Sedigas seguirá ejerciendo un papel activo como altavoz y defensor de los intereses del sector gasista español.

El Consejo adopta un Reglamento sobre la reducción de la demanda de gas este invierno en un 15 %

● Consejo de la UE
05/08/2022 15:40 | Comunicado de prensa |

El Consejo adopta un Reglamento sobre la reducción de la demanda de gas este invierno en un 15 %

Para aumentar la seguridad del suministro energético de la UE, el Consejo ha adoptado hoy un Reglamento sobre una reducción voluntaria de la demanda de gas natural este invierno en un 15 %. El Reglamento prevé la posibilidad de que el Consejo active una «alerta de la Unión» sobre la seguridad del suministro, en cuyo caso la reducción de la demanda de gas pasaría a ser obligatoria.

El objetivo de la reducción de la demanda de gas es ahorrar energía este invierno a fin de prepararse ante posibles perturbaciones del suministro de gas procedente de Rusia, que utiliza sistemáticamente el suministro de energía como arma.

Los Estados miembros han acordado reducir su demanda de gas en un 15 % con respecto a su consumo medio correspondiente a los últimos cinco años, entre el 1 de agosto de 2022 y el 31 de marzo de 2023, adoptando medidas de su propia elección.

Si bien todos los Estados miembros harán lo posible por aplicar las reducciones, el Consejo ha establecido algunas exenciones y posibilidades de aplicar una excepción parcial, o en algunos casos total, al objetivo de reducción obligatorio, a fin de reflejar las situaciones particulares de los Estados miembros y de asegurarse de que las reducciones de la demanda de gas logren aumentar la seguridad del suministro de la UE.

El Consejo ha acordado que los Estados miembros que no están interconectados con las redes de gas de otros Estados miembros queden exentos de la obligación de reducción de la demanda de gas, ya que no podrían liberar volúmenes significativos de gas en beneficio de otros Estados miembros. También estarán exentos, en caso de no estar sincronizados con una red de un país tercero, los Estados miembros cuyas redes eléctricas no estén sincronizadas con el sistema eléctrico europeo y dependan más del gas para la producción de electricidad, a fin de evitar el riesgo de una crisis de suministro de electricidad.

Los Estados miembros pueden limitar su objetivo de reducción para adaptar sus obligaciones de reducción de la demanda en caso de que tengan una interconexión escasa con otros Estados miembros y puedan demostrar que sus capacidades de exportación y su infraestructura nacional de gas natural licuado se utilizan para reorientar el gas a otros Estados miembros en la mayor medida posible.

Los Estados miembros también pueden limitar su objetivo de reducción en caso de que hayan superado sus objetivos de llenado de las capacidades de almacenamiento de gas o tengan una gran dependencia del gas como materia prima para las industrias fundamentales, o pueden utilizar un método de cálculo diferente en caso de que su consumo de gas haya aumentado en el último año en al menos un 8 % respecto de la media de los últimos cinco años.

Los Estados miembros han acordado reforzar el papel del Consejo en la activación de la «alerta de la Unión». La alerta se activaría mediante una Decisión de Ejecución del Consejo y a propuesta de la Comisión. La Comisión presentará una propuesta para activar una «alerta de la Unión» en caso de riesgo considerable de escasez grave de gas o de demanda de gas excepcionalmente elevada, o si así lo solicitan cinco o más Estados miembros que hayan declarado una alerta de ámbito nacional.

Por lo que respecta a la elección de las medidas para la reducción de la demanda, los Estados miembros han acordado que considerarán prioritarias aquellas que no afecten a clientes protegidos, como los hogares, ni a servicios esenciales para el funcionamiento de la sociedad (por ejemplo, las entidades fundamentales, la asistencia sanitaria y la defensa). Algunas medidas posibles son la reducción del gas consumido en el sector de la electricidad, aquellas para fomentar el cambio de combustible en la industria, las campañas nacionales de concienciación, las obligaciones específicas para reducir la calefacción y la refrigeración y las medidas basadas en el mercado, como la subasta entre empresas.

Los Estados miembros actualizarán sus planes nacionales de emergencia, que establecen las medidas para la reducción de la demanda que estén planificando, e informarán periódicamente a la Comisión sobre la evolución de sus planes.

El Reglamento se ha adoptado formalmente mediante procedimiento escrito. Su adopción es consecuencia de un acuerdo político que alcanzaron los ministros en el Consejo extraordinario de Energía del 26 de julio. El Reglamento se publicará ahora en el Diario Oficial y entrará en vigor al día siguiente al de su publicación.

Se trata de una medida excepcional y extraordinaria, prevista para un período de tiempo limitado. Se aplicará durante un año y la Comisión llevará a cabo una revisión antes de mayo de 2023 para estudiar su prórroga en función de la situación general del suministro de gas a la UE.

Sedigas no comparte la restricción generalizada de la demanda de gas anunciada por la Comisión Europea

La Asociación Española del Gas comparte la posición del Gobierno de España de no considerar la hipótesis de una restricción general de la demanda, ni para los hogares, ni para los consumidores industriales españoles.

Es necesaria una aplicación de las medidas de ahorro que tenga en consideración las capacidades logísticas y el modelo de suministro de cada Estado miembro, lo cual no es contrario con los principios de necesaria coordinación y solidaridad con nuestros socios comunitarios.

Sedigas recuerda la baja exposición de España al suministro ruso y la relevancia estratégica de la infraestructura gasista nacional, que ya está contribuyendo a la seguridad de suministro energético del conjunto de los Estados miembros.

El sector gasista reitera su disposición para seguir trabajando con el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, al que ha presentado esta semana una batería de medidas y recomendaciones para dar forma al plan de contingencia español, para desarrollar medidas de ahorro y eficiencia, sin necesidad de restringir el consumo de gas en nuestro país.

Los estados miembros de la UE se comprometen a reducir la demanda de gas en un 15% el próximo invierno

● Consejo de la UE
26/07/2022 12:14 | Comunicado de prensa |

Los estados miembros se comprometen a reducir la demanda de gas en un 15% el próximo invierno

En un esfuerzo por aumentar la seguridad del suministro energético de la UE, los estados miembros llegaron hoy a un acuerdo político sobre una reducción voluntaria de la demanda de gas natural en un 15 % este invierno. El reglamento del Consejo también prevé la posibilidad de activar una ‘alerta de la Unión’ sobre la seguridad del suministro, en cuyo caso la reducción de la demanda de gas sería obligatoria.

El objetivo de la reducción de la demanda de gas es ahorrar antes del invierno para prepararse para posibles interrupciones en el suministro de gas de Rusia , que utiliza continuamente los suministros de energía como arma.

«La UE es unida y solidaria. La decisión de hoy ha demostrado claramente que los Estados miembros se mantendrán firmes frente a cualquier intento ruso de dividir la UE utilizando los suministros energéticos como arma. La adopción de la propuesta de reducción de gas en un tiempo récord sin duda ha fortalecido nuestra seguridad energética común». «Ahorrar gas ahora mejorará la preparación. El invierno será mucho más barato y más fácil para los ciudadanos y la industria de la UE».
Jozef Síkela, ministro checo de industria y comercio

Los estados miembros acordaron reducir su demanda de gas en un 15% en comparación con su consumo promedio en los últimos cinco años, entre el 1 de agosto de 2022 y el 31 de marzo de 2023 , con medidas de su propia elección.

Si bien todos los países de la UE harán todo lo posible para cumplir con las reducciones, el Consejo especificó algunas exenciones y posibilidades para solicitar una excepción al objetivo de reducción obligatorio, para reflejar las situaciones particulares de los estados miembros y garantizar que las reducciones de gas sean efectivas en aumentar la seguridad del suministro en la UE.

El Consejo acordó que los estados miembros que no están interconectados con las redes de gas de otros estados miembros están exentos de las reducciones de gas obligatorias, ya que no podrían liberar volúmenes significativos de gas de tubería en beneficio de otros estados miembros. Los estados miembros cuyas redes eléctricas no están sincronizadas con el sistema eléctrico europeo y dependen en gran medida del gas para la producción de electricidad también están exentos, a fin de evitar el riesgo de una crisis de suministro eléctrico.

Los estados miembros pueden solicitar una excepción para adaptar sus obligaciones de reducción de la demanda si tienen interconexiones limitadas con otros estados miembros y pueden demostrar que sus capacidades de exportación de interconectores o su infraestructura nacional de GNL se utilizan para redirigir gas a otros estados miembros al máximo.

Los Estados miembros también pueden solicitar una excepción si han superado sus objetivos de llenado de almacenamiento de gas, si dependen en gran medida del gas como materia prima para industrias críticas o si su consumo de gas ha aumentado al menos un 8 % en el último año en comparación con la media. de los últimos cinco años.

Los estados miembros acordaron aumentar el papel del Consejo en la activación de una ‘alerta de la Unión’. La alerta se activaría mediante una decisión de ejecución del Consejo, a propuesta de la Comisión. La Comisión presentará una propuesta para activar una «alerta de la Unión» en caso de riesgo sustancial de escasez grave de gas o de demanda de gas excepcionalmente elevada, o si cinco o más Estados miembros que hayan declarado una alerta a nivel nacional solicitan a la Comisión que hazlo

Al elegir las medidas de reducción de la demanda, los estados miembros acordaron que deberían priorizar las medidas que no afecten a los clientes protegidos, como los hogares y los servicios esenciales para el funcionamiento de la sociedad, como las entidades críticas, la atención médica y la defensa. Las posibles medidas incluyen la reducción del consumo de gas en el sector de la electricidad, medidas para fomentar el cambio de combustible en la industria, campañas nacionales de sensibilización, obligaciones específicas para reducir la calefacción y la refrigeración y medidas basadas en el mercado, como subastas entre empresas.

Los estados miembros actualizarán sus planes nacionales de emergencia que establecen las medidas de reducción de la demanda que están planeando e informarán periódicamente a la Comisión sobre el avance de sus planes.

El reglamento es una medida excepcional y extraordinaria, prevista por un tiempo limitado. Por lo tanto, se aplicará durante un año y la Comisión llevará a cabo una revisión para considerar su extensión a la luz de la situación general del suministro de gas en la UE, para mayo de 2023.

El texto acordado hoy se adoptará formalmente mediante procedimiento escrito. El procedimiento escrito se iniciará y concluirá en los próximos días, previa revisión técnica del texto.

Lee mas

¿Cuándo debemos proceder a la renovación de los contadores de agua, gas y electricidad?

NOTA DE PRENSA

 

¿Cuándo debemos proceder a la renovación de los contadores de agua, gas y electricidad? CONAIF recuerda a los instaladores el calendario y las condiciones para hacerlo

A punto de cumplirse dos años desde la entrada en vigor de la ICT/155/2020 por la que se regula el control metrológico del Estado de determinados instrumentos de medida, CONAIF quiere recordar a los instaladores de agua, gas y electricidad las principales novedades que esta Orden introdujo para la renovación de los contadores instalados:

  • Contadores de agua: Se establece su vida útil en 12 años, ampliables en períodos de 5 años para determinados supuestos. Se deben sustituir todos aquellos contadores puestos en servicio con una antigüedad mayor o igual a 12 años o que los cumplan en los 5 años siguientes al 24 de octubre de 2020, fecha de entrada en vigor de la citada Orden. El plazo para hacer la sustitución es de 5 años, es decir, hasta el próximo 24 de octubre de 2025.
  • Contadores de electricidad: Se establece su vida útil en 15 años, sin posibilidad de ampliación. Se deben sustituir todos aquellos contadores puestos en servicio con una antigüedad mayor o igual a 15 años o que los cumplan en los 5 años siguientes al 24 de octubre de 2020, fecha de entrada en vigor de la citada Orden. Los contadores instalados entre los años 2016 y 2017 tienen un plazo mayor para ser sustituidos, hasta el 2030.
  • Contadores de gas: Se fija su vida útil en 20 años para los de caudal inferior o igual a 25 m3/h, ampliable en períodos de 5 años para determinados supuestos. Se deben sustituir todos aquellos que fueron puestos en servicio con una antigüedad mayor o igual a 20 años o que los cumplan en los 8 años siguientes al 24 de octubre de 2020, fecha de entrada en vigor de la citada Orden. Se ha establecido un calendario que prevé alcanzar el 30% de las sustituciones en 2023, el 60% en 2025 y el 100% en 2028.

Contador propio o de la compañía

Respecto a quién tiene la responsabilidad de proceder a la sustitución del contador en caso de que se cumplan las condiciones antes citadas, si es propiedad de la compañía distribuidora o de una empresa de servicios, serán éstas las que se encarguen de hacerlo mediante la intervención de empresas instaladoras colaboradoras, subcontratadas o instaladores en plantilla. En cambio, si el contador es propiedad del titular de la instalación, será éste quien deba responsabilizarse del cambio contratando los servicios de una empresa instaladora o de servicios.

Madrid, 8 de junio de 2022.