Declaración de REHVA sobre la transmisión aérea de COVID-19 reconocida por la OMS

9 de julio de 2020, Bruselas.

REHVA acoge con satisfacción el hecho de que la Organización Mundial de la Salud reconoció en una conferencia de prensa la evidencia emergente de propagación de COVID-19 en el aire después de una carta abierta de 239 científicos , incluidos muchos expertos en REHVA, de 32 países, publicada esta semana en la revista Clinical Infectious Diseases . REHVA y varias organizaciones profesionales y organismos científicos de todo el mundo han estado esperando este paso que han abogado por considerar la posibilidad de transmisión a través de aerosoles / microgotas como una posibilidad y aplicar las medidas de mitigación necesarias.

El 7 de julio, la OMS reconoció la posibilidad de evidencia de transmisión en el aire en condiciones específicas, especialmente en entornos abarrotados, cerrados y mal ventilados. «Creemos que tenemos que estar abiertos a esta evidencia y comprender sus implicaciones con respecto a los modos de transmisión y las precauciones que deben tomarse», dijo el profesor. Benedetta Allegranzi, líder técnico en control de infecciones, y agregó que «la evidencia no es definitiva». La Dra. Maria Van Kerkhove, líder técnica en la pandemia de COVID-19 mencionó, que la OMS está trabajando en un informe de consolidación, «hemos hablado sobre la importancia de todas las diferentes formas potenciales de transmisión».

“La OMS ha cambiado su posición sobre la transmisión aérea de COVID-19 en base a un trabajo en equipo confiable de especialistas de nuestras asociaciones miembro en la UE y en todo el mundo. Nuestra guía COVID-19 ha considerado esta posibilidad relevante desde la primera versión y nuestro equipo de expertos propuso las medidas necesarias para la operación segura de los sistemas HVAC. Compartimos este trabajo con los miembros de la Alianza Global de IEQ y continuaremos ayudando a formar profesionales y gerentes de instalaciones a través del empoderamiento de nuestros miembros nacionales «. dijo el presidente de REHVA, Frank Hovorka.

El Dr. Atze Boerstra, miembro de la junta de REHVA agregó: “Aprecio el excelente trabajo que la OMS ha realizado en los últimos meses para combatir el virus de la corona. Es lamentable que hasta ahora se haya subestimado el papel de los aerosoles en habitaciones con poca ventilación. Cambiar el curso salvará muchas vidas en el futuro. Recientemente, trabajamos con la OMS para mejorar su guía de ventilación para habitaciones de hospital. Espero que pronto podamos trabajar con ellos para definir mejor lo que el mundo puede hacer para limitar la transmisión de covid-19 por vía aérea también en lugares de trabajo y otros edificios comunes no hospitalarios «.

«Esta evidencia desmitificará las infecciones de este virus, mostrando un mecanismo claro de por qué han sucedido la mayoría de los eventos de superpredación». Ahora sabemos que el riesgo de infección depende de la concentración de aerosol y el tiempo de ocupación, siendo el primero una función de la tasa de ventilación del aire exterior y el tamaño de la habitación. El riesgo de infección se puede calcular para los diseños de habitación típicos y se pueden tomar medidas preventivas para mejorar la ventilación en los edificios. Hasta que el medicamento y la vacuna no estén disponibles, las soluciones de ventilación siguen siendo las medidas más importantes para el control de infecciones. Si se implementa adecuadamente, se necesitarían muchos menos bloqueos en la segunda ola ”, concluyó el presidente del comité de Tecnología e Investigación de REHVA, Profesión Jarek Kurnitski.

Esta buena noticia surge a raíz de muchas iniciativas REHVA recientes relacionadas con la pandemia de COVID-19. REHVA ha publicado su guía considerando la transmisión aérea ya en marzo de 2020 y nuestros expertos están trabajando actualmente en la segunda versión. REHVA publicó dos documentos específicos sobre fan coils con recirculación de aire y sobre la inspección de fugas en equipos rotativos de recuperación de calor la semana pasada. La próxima versión de la guía con más documentos sobre edificios escolares y una calculadora de riesgo de infección seguirá en las próximas semanas. En septiembre, REHVA lanzará un curso en línea centrado en la operación segura y saludable de los edificios después del cierre y durante la pandemia. Este curso será especialmente relevante teniendo en cuenta la llegada de la temporada de invierno, cuando el riesgo de infección aumentará a medida que las personas se queden en el interior con una ventilación de ventana limitada. Necesitamos prepararnos para el desafío de proporcionar un clima interior saludable y ser energéticamente eficientes en el invierno.

Siga nuestra página de orientación COVID19 y las redes sociales para obtener más actualizaciones.

Recomendaciones de operación y mantenimiento de los sistemas de climatización y ventilación de edificios y locales para la prevención de la propagación del SARS-COV-2

Nuestra Confederación nacional CONAIF, mediante la comisión de instalaciones térmicas, ha participado en la elaboración de las “Recomendaciones de operación y mantenimiento de los sistemas de climatización y ventilación de edificios y locales para la prevención de la propagación del SARS-COV-2” publicada por el Ministerio de Sanidad, el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico y el IDAE.

Podéis encontrar esta guía en el siguiente link.

Campaña de nuestro sector «Generando Confianza» impulsada por CONAIF.

Nuestro sector de instalaciones y mantenimientos ha iniciado durante el mes de Mayo la Campaña «Generando Confianza», impulsada desde nuestra Confederación Nacional CONAIF.

Hasta la fecha se había realizado en primer lugar un protocolo de actuación para empresas instaladoras en instalaciones habitadas del que todos los asociados habéis recibido la versión 2, una campaña en prensa nacional y una aplicación para la obtención del certificado de adhesión al protocolo anteriormente mencionado.
Ahora hemos lanzado un video que pretende culminar esta campaña destinada a generar confianza al cliente final para que demande los servicios de las empresas instaladoras habilitadas. Video que podéis ver en el siguiente enlace,
https://vimeo.com/426180420

En la Campaña nos han acompañado numerosos almacenistas, compañías energéticas y fabricantes.


Con esta Campaña y la difusión que hagamos todos de la misma y concretamente del video, contribuiremos a reactivar el sector de las instalaciones y mantenimientos. El video se dirige a los usuarios finales con un mensaje de ilusión y esperanza ante la progresiva vuelta a la normalidad; y de confianza hacia los instaladores de nuestro colectivo, que se han esforzado para poder trabajar con seguridad en la desescalada.

Lo que se pretende con esta acción es recuperar la confianza del usuario final hacia el instalador, venciendo el recelo que pueda tener a que los profesionales accedan a su hogar por miedo al contagio de coronavirus. La campaña también busca reactivar la reforma de las instalaciones que los ciudadanos dejaron en suspenso con la llegada de la crisis sanitaria y el período de confinamiento.

Desde AGASCA y FEGAFON haremos todo lo posible para su mayor difusión en Galicia y es importante y de agradecer que todos vosotros lo pongáis en las redes sociales en que participéis y lo hagáis llegar a todos vuestros clientes, amigos y colaboradores.

NdP video campaña reactivación sector

Algunas lecciones en materia de seguridad que el COVID 19 dejó a las organizaciones

6 mayo, 2020

Tal vez sea pronto para hablar sobre las consecuencias de una pandemia que todavía no concluye. Sin embargo, en algunos ámbitos, como es el de la seguridad de la información, se pueden adelantar algunas lecciones aprendidas a partir de condiciones y resultados visibles.

Si bien varias recomendaciones de seguridad ya han sido abordadas con anterioridad, en esta publicación haremos un repaso por algunas de las lecciones que, a partir de las circunstancias actuales, su importancia resulta más evidente y que pueden ser consideradas como una oportunidad de mejora dentro de la crisis global que estamos viviendo, aunque seguramente este escenario traiga más lecciones aparejadas.

  1. La necesidad de acelerar los procesos de transformación digital

Es evidente que el proceso de transformación digital en ámbitos como el laboral, educativo o de entretenimiento comenzó hace ya algunos años, la pandemia expuso la necesidad de contar con medios alternativos para poder realizar las actividades cotidianas, como es el teletrabajo o las clases virtuales

En este sentido, si bien en el ámbito corporativo hay quienes ya habían adoptado estos mecanismos como una opción para realizar sus funciones y el impacto de la crisis provocada por el COVID-19 tuvo un impacto bajo en cuanto a la posibilidad de continuar con sus operaciones, las organizaciones que ignoraron o postergaron la decisión de llevar adelante esta transición digital se vieron afectadas por la falta de disponibilidad, integridad o confidencialidad de su información.

  1. Los cambios pueden ser por decisión propia o por obligación

Las organizaciones que han puesto en marcha procesos de transformación y han invertido en infraestructura y medidas de seguridad para que sus colaboradores puedan realizar sus actividades prácticamente desde cualquier lugar que tenga acceso a Internet, ahora ven los beneficios de su inversión.

Las empresas que no han migrado a nuevas modalidades de operación se han visto más impactadas. Y si bien existen múltiples razones que impiden esta transición, ya sea por mantener condiciones tradicionales de trabajo, la falta de recursos, o simplemente porque sus actividades difícilmente podrían realizarse desde sitios alternos, algo que hemos aprendido a raíz de la pandemia es que los cambios no siempre son por decisión propia.

Sea cual sea el motivo que ha impedido a dichas organizaciones avanzar hacia un proceso de transformación digital, muchas de ellas se vieron de un momento a otro en la necesidad de modificar o crear los procesos de una forma inesperada e indeseada, con los riesgos que eso supone.

  1. La seguridad debe estar en todos lados, no tiene límites físicos

El distanciamiento social evidenció una premisa de la que hemos hablado con anterioridad: la seguridad debe acompañarnos en todo lugar y a cada momento. Si bien las empresas invierten recursos de toda índole para proteger su información e infraestructura tecnológica, en ocasiones solo se piensa en un espacio físico (por ejemplo, una oficina).

Las nuevas condiciones de trabajo dejan en claro la necesidad de contar con mecanismos de protección (entre ellos, soluciones de seguridad y la aplicación de buenas prácticas), en todos los puntos desde donde se procesen, almacenen o transmitan datos.

Los riesgos aumentan, ya que ahora la información es utilizada en equipos o redes no corporativas. Bajo este escenario, las amenazas informáticas aparecen bajo condiciones en las que hay menos controles de seguridad y probablemente a raíz de ello con un comportamiento más hostil.

  1. Las amenazas informáticas no están en confinamiento

El aislamiento no implica que las amenazas también hayan quedado encerradas. Desde el Laboratorio de Investigación de ESET se identificaron una gran cantidad de campañas de malware y phishing que hacían alusión a COVID-19, como suele ocurrir con temas de actualidad y de interés.

Además, con el avance de la pandemia y la instauración de cuarentenas masivas en una gran cantidad de países, las herramientas para realizar videoconferencias vieron un repentino incremento en la cantidad de usuarios, una situación que los atacantes no desaprovecharon.

Nombres de herramientas como Zoom, GoToMeeting o Teams están siendo utilizadas como carnada para propagar archivos maliciosos entre usuarios desprevenidos. Aunado a lo anterior, comenzaron a identificarse vulnerabilidades y fallas en varias de estas aplicaciones. En otras palabras, aparecieron nuevos riesgos.

  1. El impacto de los ciberataques es cada vez mayor

No resulta extraño que desde hace tiempo los hospitales, así como organismos y empresas vinculadas al sector de la salud, se convirtieron en un objetivo de atacantes, por razones como la falta de capacitación en seguridad, las vulnerabilidades presentes en el software y dispositivos IoT que utilizan, o bien por la sensibilidad de la información que manejan.

En fechas recientes se ha reportado el aumento de ataques de ransomware apuntando a hospitales en distintos países del mundo, así como el incremento de engaños dirigidos a organizaciones, proveedores e instituciones del sector de la salud. La cuestión es que en un contexto como el actual, un ataque informático hacia este sector podría tener consecuencias aún más severas.

No es un dato menor que derivado de un ciberataque se estén perdiendo vidas humanas, tal como lo manifiesta un estudio elaborado por la Universidad de Vanderbilt y la Universidad Central de Florida, que muestra la relación existente entre los ataques informáticos al sector de la salud y el aumento de la tasa de mortalidad.

  1. Los planes de contingencia deben ser probados y mejorados

¿Alguna vez se consideró una pandemia como un escenario realista dentro una evaluación de riesgo o un análisis de impacto al negocio? Si la respuesta es sí, seguramente se cuenta con medidas que mitigan esta calamidad; en caso contrario, se están padeciendo las consecuencias de ignorar esta condición.

Aunque un escenario de esta naturaleza presenta una probabilidad baja de ocurrencia, su impacto es elevado. Por ello, las organizaciones requieren utilizar enfoques basados en el impacto empresarial para diseñar medidas y planes de respuesta, que busquen garantizar la continuidad de los procesos comerciales.

La pandemia también mostró la necesidad de implementar, revisar, probar, mejorar, y actualizar herramientas como el Análisis de Impacto al Negocio (BIA), Evaluaciones de RiesgosPlanes de Continuidad del Negocio (BCP), Planes de Recuperación (DRP), que consideren al personal, lugares de trabajo, tecnologías y servicios críticos.

  1. La continuidad en las operaciones debe considerar la seguridad

La rapidez con la que se tomaron medidas para la pandemia obligó a algunas organizaciones a proveer medidas de conectividad, acceso y operación para sus colaboradores, pero ¿estas medidas también consideraron la seguridad?

Los cambios como consecuencia de la pandemia mostraron la necesidad de contar con condiciones de seguridad para trabajar desde cualquier punto. Y aunque no logren equiparar a las condiciones de un espacio físico como el de una oficina, sí deben proveer un nivel de riesgo aceptable a partir de la información manejada.

Junto con estas condiciones, las medidas deben fomentar el aumento de la seguridad en sitios como el hogar, así como el uso de herramientas de comunicación y dinámicas de capacitación y/o concientización para los colaboradores de las empresas que aborden la importancia de proteger los datos sensibles, tanto personales como corporativos.

  1. Las crisis también traen oportunidades

El distanciamiento social como consecuencia de la pandemia nos ha obligado a llevar a cabo actividades cotidianas de una forma diferente.

La crisis de salud mundial probablemente marque un antes y un después, donde a las repercusiones actuales se sumen más cambios en el futuro cercano (una vez que el confinamiento termine), tanto en lo personal como en lo colectivo.

Pero crisis como esta también pueden ser aprovechadas para apuntalar iniciativas en todos los ámbitos. En el caso de las Tecnologías de la Información, se trata de una oportunidad para impulsar diversos proyectos de transformación digital.

En el caso de la seguridad, este cambio generalizado de ideas puede ser utilizado para promover cambios organizacionales para la protección de activos y de forma general, difundir aún más la cultura de la ciberseguridad, así como crear mayor conciencia sobre el uso seguro de la tecnología, en todo momento y en cualquier lugar.

Fuente noticia: welivesecurity.com

Fuente foto: freepik.es

Errores comunes que deberías evitar con las contraseñas

8 mayo, 2020

Escribir una contraseña para acceder a una de las decenas de servicios que utilizamos se ha convertido en una parte tan cotidiana de nuestras vidas que rara vez pensamos en ello. A menudo procuramos que nuestras contraseñas sean simples y fáciles de recordar para poder pasar rápidamente por el proceso de iniciar sesión y continuar con lo que importa. Este es uno de los muchos errores que cometemos cuando se trata de algo en lo que confiamos para asegurar una parte de nuestra identidad digital.

Pero como ayer fue el Día Mundial de la Contraseña, es una gran ocasión que ahora para pensar en los 5 errores más comunes que cometen los usuarios cuando se trata de contraseñas.

  1. Reutilizar las contraseñas

Uno de los errores más frecuentes es, sin lugar a dudas, la reutilización de contraseñas. El problema a menudo comienza con la creación de la contraseña en sí. La mayoría de las veces las personas se preocupan por crear contraseñas que sean fáciles de recordar, lo que generalmente significa que son cortas y simples, aunque ahora la mayoría de los servicios tienen requisitos para ingresar una contraseña y exigen una longitud mínima y la inclusión de algunos caracteres que le aportan un poco más de complejidad.

Una vez que hayamos memorizado la contraseña y nos registremos en un nuevo servicio, y luego en otro, y otro, no queremos tener que recordar una contraseña para cada uno de estos servicios. Por eso, muchos usuarios deciden reutilizar la contraseña que han logrado guardar en su memoria. Según una encuesta realizada por Google, el 52% reutiliza la misma contraseña en varias de sus cuentas, mientras que un sorprendente 13% usa la misma contraseña para todas sus cuentas. Sustituir letras por números o minúsculas por mayúsculas y viceversa también se considera una reutilización de la contraseña, aunque algunos podrían opinar que es una ligera mejora.

El problema más grave con la reutilización de contraseñas es que los usuarios quedan expuestos a lo que se conoce como credential stuffing. ¿Qué es esto? Se trata de un ataque que busca tomar el control de las cuentas de los usuarios y para ello utiliza bots que intentan iniciar sesión utilizando credenciales de acceso que fueron filtradas en brechas de datos antiguas que sufrieron otros sitios; hasta que logran dar con la combinación correcta de un nuevo sitio en el cual se utilizaron las mismas credenciales de acceso que se filtraron. Por lo tanto, diversificar las contraseñas es lo mejor.

  1. Crear contraseñas simples

Como ya hemos mencionado, muchos de los problemas comienzan cuando se crean las contraseñas. Las contraseñas simples suelen ser las más utilizadas. Es posible que haya visto la película “Acusado sin razón” (en España titulada “¡Vaya un fugitivo!”), donde Leslie Nielsen intenta vulnerar una computadora adivinando las credenciales de inicio de sesión, que simplemente resultaron ser Inicio de sesión y Contraseña.

Si crees que en la vida real las personas son más cuidadosas con la elección de sus contraseñas, lamentablemente estarías equivocado. Todos los años se publica una lista de las peores contraseñas que demuestra que cuando se trata de contraseñas, las personas toman decisiones altamente cuestionables, con “12345” y “password” entre las cinco contraseñas más utilizadas.

Además de patrones simples y palabras obvias, un error frecuente que puede estar cometiendo al crear contraseñas es utilizar datos personales como parte de las estas, lo que las convierte en fáciles de adivinar o de encontrar. Seis de cada diez adultos en los Estados Unidos han incorporado un nombre (el de ellos, el de su cónyuge, el de sus hijos o su mascota) o una fecha de cumpleaños a sus contraseñas.

Lo ideal es utilizar como contraseña una frase. El doble factor de autenticación (2FA, por sus siglas en inglés) también debe activarse cuando sea posible, ya que agrega una capa de seguridad adicional contra varios tipos de ataques que intentan revelar credenciales de inicio de sesión.

  1. Almacenar las contraseñas en texto plano

Otro error frecuente es escribir nuestras contraseñas. Esto se presenta de dos formas: contraseñas anotadas en papel o notas adhesivas, o guardadas en hojas de cálculo o documentos de texto en nuestra computadora o teléfono. En el primero de los casos: a menos que el actor malicioso desee sumar a sus antecedentes el ingreso por la fuerza a un domicilio, no hay forma de que acceda a las mismas.

Quizás te interese: Cómo saber si la contraseña que utilizas fue filtrada en una brecha

Eso no quiere decir que debas escribirlas en un papel o simplemente dejarlas a la vista. En todo caso las anotaciones deberían ser más bien pistas que ayuden a recordarlas, y deberían almacenarse en un lugar protegido de los ojos curiosos. En caso de almacenar las claves en alguno de sus dispositivos, estará expuesto a una serie de desafíos. Si un atacante obtiene acceso a su dispositivo y hurga en él, tendrá acceso, con poco o ningún esfuerzo, a una gran cantidad de datos confidenciales, incluidas las contraseñas almacenadas en texto plano.

Alternativamente, si su dispositivo se ve comprometido por un malware que copia sus datos y los envía a un servidor remoto, un actor malicioso podrá acceder a todas sus cuentas antes de que tenga la oportunidad de darse cuenta. En algunos casos podrá incluso examinar al detalle su dispositivo para ver si pueden encontrar datos explotables en él, incluido el archivo que contiene las contraseñas. Por lo tanto, queda claro que almacenar contraseñas en texto plano en cualquier dispositivo conectado es una mala idea.

  1. Compartir contraseñas

Si bien compartir es un acto de generosidad, no se recomienda hacerlo con las contraseñas. Aunque algunos no opinan lo mismo, como el 43% de los participantes de una encuesta en Estados Unidos que admitió haber compartido sus contraseñas con otra persona. Entre ellas contraseñas para servicios de streaming, cuentas de correo electrónico, cuentas de redes sociales e incluso para acceder a cuentas para realizar compras en línea. Más de la mitad de los encuestados dijo haber compartido su contraseña con sus seres queridos. Si bien compartir la contraseña para acceder a una cuenta de un servicio de streaming es un fenómeno generalizado, es menos peligroso que el resto de las opciones mencionadas.

Una vez que comparte su contraseña con otra persona, la seguridad de su cuenta queda endeble, ya que ha perdido su control. No puede estar seguro de cómo la otra persona manipulará la clave y si la compartirá con otra persona. Mucho depende de cómo compartió la contraseña: ¿la escribió en su cuenta y la guardó? ¿O tal vez la envió por correo electrónico o mediante una aplicación de mensajería instantánea en forma de texto sin formato? Si esta última opción fuera el caso, usted está a merced de su discreción y debe esperar que sus dispositivos se mantengan protegidos, ya que en la sección anterior hemos discutido las implicaciones de guardar una contraseña en forma de texto sin formato.

Otra cosa que es importante recordar es que si compartió su contraseña en cualquier plataforma de comunicación que use, las personas con las que la compartió pueden causar estragos en sus relaciones, ya sea de negocios o personales, ya que ahora pueden iniciar sesión con su identidad. Si compartió las credenciales para cualquiera de las plataformas de compra en línea que utiliza y los métodos de pago están guardados, entonces la parte con la que compartió puede usar esta información para realizar una transacción. Incluso si la persona con la que comparte sus credenciales es su cónyuge, no es aconsejable mantener todos los huevos en una misma canasta.

  1. Cambiar las contraseñas periódicamente (sin pensarlo demasiado)

Algunas organizaciones obligan a los usuarios a cambiar sus contraseñas cada dos o tres meses “por razones de seguridad”. Pero, contrariamente a la creencia popular, cambiar su contraseña regularmente, sin evidencia de que su contraseña haya sido filtrada en una brecha, no hace que su cuenta sea más segura.

La profesora de ciencias de la computación de Carnegie Mellon, Lorrie Cranor, dice que existen estudios que demuestran que cuando las personas se ven obligadas a cambiar sus contraseñas con frecuencia, no piensan demasiado en ello. Además, investigadores de la Universidad de Carolina del Norte (UNC) descubrieron que los usuarios se inclinarían hacia la creación de contraseñas que siguieran patrones predecibles que denominaron “transformaciones”. El profesor Cranor enumera algunos ejemplos de estas transformaciones: “por ejemplo, incrementar un número, sustituir una letra por un símbolo similar (por ejemplo, cambiar una S por $), agregar o eliminar un carácter especial (por ejemplo, pasar de tres signos de exclamación al final de una contraseña a dos), o cambiar el orden de los dígitos o caracteres especiales (por ejemplo, mover los números al principio en lugar del final)”. Luego añadió que escuchó de casos en los que los usuarios incluían el mes y, en algunas ocasiones, el año del cambio de contraseña como una solución fácil para recordar estos cambios frecuentes.

Esto hace que sea bastante fácil para los atacantes hacer su trabajo, ya que, como los investigadores de UNC demostraron, una vez que los cibercriminales conocen una contraseña pueden adivinar estas transformaciones con poco esfuerzo. También vale la pena señalar que una vez que los ciberdelincuentes obtienen acceso a su dispositivo, pueden instalar un keylogger que les permitirá realizar un seguimiento de sus contraseñas cada vez que las cambie. Por supuesto, si tiene una solución de seguridad instalada en su dispositivo, hay muchas más posibilidades de que el keylogger sea detectado y desactivado.

Conclusión

Crear una contraseña que cumpla con todas las condiciones mencionadas en este artículo puede parecer una tarea desalentadora, pero hay varias formas de hacerlo sin que se convierta en una tarea tan compleja. Como mencionamos anteriormente, crear una frase como contraseña es preferible a una contraseña simple, y agregar una capa adicional de seguridad activando el doble factor de autenticación en cada servicio que esté disponible debería ser la norma. Si le resulta tedioso recordar todas las contraseñas únicas que ha creado, entonces un administrador de contraseñas podría ser la respuesta a sus necesidades: de esa manera, tendrá que recordar solo una contraseña, pero asegúrese de que sea una que siga las pautas que hemos mencionado en esta publicación.

Fuente noticia: welivesecurity.com

Fuente foto: freepik.es

CONAIF lanza un certificado para empresas instaladoras asociadas comprometidas con la seguridad frente al coronavirus

NOTA DE PRENSA

CONAIF lanza un certificado para empresas instaladoras comprometidas con la seguridad frente al coronavirus

La Confederación Nacional de Asociaciones de Empresas de Instaladores y Fluidos (CONAIF) ha desarrollado una herramienta gratuita, dirigida al instalador, que permite a quien sea asociado a alguna de sus 64 asociaciones, gremios y federaciones de asociaciones de instaladores adherirse al protocolo de actuación frente al coronavirus, elaborado también por esta Confederación Nacional, y obtener así un certificado de empresa comprometida con la seguridad frente al coronavirus.

Accesible desde la dirección https://certificadoactuacion.conaif.es, este certificado de CONAIF ayuda al instalador a generar confianza en los clientes y usuarios finales, “algo que es esencial en el momento actual para nuestras empresas instaladoras”, señala el presidente de CONAIF, Francisco Alonso.

“El miedo al contagio causa recelo en los ciudadanos cuando debemos acceder a sus hogares por lo que, desde CONAIF, estamos desarrollando distintas iniciativas para vencerlo, como ésta del certificado para instaladores que acabamos de lanzar y la campaña de comunicación para reactivar el sector, en colaboración con fabricantes, distribuidores y compañías energéticas; que iniciamos la semana pasada y mantendremos vigente hasta el próximo 14 de junio”, concluye el presidente.

El certificado de CONAIF, cuya solicitud es voluntaria, avala el compromiso con la seguridad de la empresa instaladora que lo obtiene. Se otorga a aquellas empresas y autónomos, miembros de su colectivo, que hayan leído el protocolo de actuación frente al coronavirus, se adhieran al mismo y se comprometan a cumplirlo.

Para obtenerlo, el usuario tiene que acceder a la dirección https://certificadoactuacion.conaif.es y cumplimentar un formulario de inscripción, indicando, entre otros datos, la asociación de CONAIF a la que pertenece. También debe confirmar que se adhiere al protocolo de actuación de CONAIF y se compromete a su cumplimiento.

Respecto al uso del certificado, la idea es que el instalador informe previamente al cliente de que lo tiene, asegurándose así su confianza, y se lo muestre además cuando llegue a la vivienda, local o industria para realizar cualquier trabajo.

Con esta acción, CONAIF reconoce el gran esfuerzo que las empresas instaladoras españolas están realizando para continuar siendo seguras y de confianza, adaptándose a todos los escenarios cambiantes que el coronavirus ha ido imponiendo desde su llegada.

Madrid, 29 de mayo de 2020.

PROTOCOLO DE ACTUACIÓN EMPRESAS INSTALADORAS/ MANTENEDIRAS REV.2

Este Protocolo elaborado por nuestra Confederación CONAIF y que reciben puntualmente todos nuestros asociados se viene actualizando a medida que se publican nuevas disposiciones. El seguimiento del mismo representa una garantía de tranquilidad para los clientes que utilizan los servicios de nuestras empresas en instalaciones, mantenimientos y reparaciones en sus domicilios o locales.

VER PROTOCOLO

VER INFOGRAFIA

¿Cómo desinfectar los centros de trabajo?

Sanidad aconseja solamente emplear productos viricidas registrados por el Ministerio
• La Consellería de Sanidad subraya que la adquisición de otro tipo de productos no testamentados contra el COVID-19 puede dar una falsa sensación de seguridad
• En los casos del ozono y el dióxido de cloro todavía se desconoce en que dosis podrían ser empleadas en la presencia de las personas
• Las tareas de desinfección únicamente pueden ser realizadas por empresas autorizadas en la utilización de productos biocidas
La Dirección General de Salud Pública informa a la población de que solamente se deben emplear productos biocidas cuya eficacia contra el virus SARS-CoV-2 esté probada e inscrita en el listado de viricidas emitida por el Ministerio de San idad.
El último listado de biocidas -con actividad viricida- publicada por el Ministerio de Sanidad fue actualizada el pasado día 20 de abril y, en esta, figuran los productos que pueden ser empleados tanto en el uso doméstico, como en la desinfección de grandes espacios públicos. Sanidad advierte que emplear productos en el recogidos en el listado del Ministerio puede dar lugar la una falsa sensación de seguridad.
En este sentido, señala que en el caso del ozono o dióxido de cloro, aunque ya fueron evaluadas sus capacidades como viricidas en determinadas condiciones, todavía se está haciendo una evaluación sobre el riesgo que supone su empleo.
Desde la Dirección General de Salud Pública se incide en que para ser autorizado el uso de un biocida, se precisan evaluaciones de carácter toxicológico, eco-toxicológico y físico-químico, además de la toda la información relativa a sus usos, concentraciones y datos de exposición. Sin embargo, y dado que se desconocen sus efectos al ser nebulizados sobre las personas, desaconsejara su empleo.
Así mesmo, y ante la detección de un incremento de empresas de limpieza y mantenimiento que están ofertando sus servicios de desinfección en espacios públicos y privados, el Sergas incide en que todas las empresas que presten servicios de desinfección a terceros mediante el uso de biocidas, deben estar inscritas en el Registro Oficial de Establecimientos y Servicios Biocidas de la Comunidad Autónoma de Galicia (ROESB Galicia) pues, estas empresas están sujetas a constantes inspecciones por parte de las autoridades sanitarias y además de contar con personal técnico calificado para desempeñar las tareas de desinfección.
Recomendaciones
Los técnicos de la Dirección General de Salud Pública de la Consellería de Sanidad vuelven a reiterar las recomendaciones consensuadas entre las comunidades autónomas y el Ministerio de Sanidad, y recuerdan que, en líneas generales, se aconseja adoptar las medidas de autoprotección y limitación de la diseminación del virus común a cualquier infección respiratoria, como la gripe. Así, se extremará la higiene de manos, lavándolas frecuentemente, especialmente después de toser o sonarse, y se cubrirá la nariz y la boca con un pañuelo -preferentemente desechable- al toser o estornudar, o si no se dispone de paño, en la cara internado codo. Además, se evitará tocar los ojos, la nariz y la boca con las manos.

GUÍAS DE RECOMENDACIÓNS PREVENTIVAS DE SAÚDE LABORAL ANTE O CORONAVIRUS

A Xunta, a través do Instituto de Seguridade e Saúde Laboral de Galicia (ISSGA), pon á disposición dos autónomos, empresas e traballadores diversas guías que, seguindo as informacións das autoridades sanitarias sobre o coronavirus, recollen recomendacións preventivas básicas que se deben ter en conta nos centros de traballo.

As guías, elaboradas polo Issga para sectores específicos de actividade e tamén con carácter xeral, pódense consultar na seguinte páxina web:

http://issga.xunta.gal/portal/contido/avisos/aviso_0018.html

Esta páxina ofrece tamén un recompilatorio de información actualizada relacionada coa prevención e a protección contra o coronavirus que ofrecen as distintas administracións.

Ademais, a Xunta ten habilitada a Liña Empresas, un teléfono gratuíto para atender consultas: 900 815 600